Fiestas del Monte

En 1912, la villa de A Guarda ve nacer una asociación que tendrá una importancia decisiva en su desarrollo socio-económico y cultural: la Sociedad Pro-Monte de Santa Tecla. Sus fines eran los siguientes:

  • Revitalizar las diferentes celebraciones religiosas que tenían lugar en la ermita y restaurar la misma y sus dependencias anejas.
  • Facilitar un nuevo y cómodo acceso a la cumbre, lo cuál desembocará accidentalmente en el descubrimiento del poblado protohistórico y creación del museo arqueológico.
  • Llevar a cabo la repoblación forestal.
  • Promocionar el naciente turismo y el embellecimiento del monte.

En el seno de esta sociedad surgirá la idea de instituir una fiesta para conmemorar el primer aniversario de la fundación de la Pro-Monte. Es en 1913 cuando comienzan a celebrarse, desde entonces ha venido celebrándose anualmente (exceptuando del 1936 a 1938, durante la Guerra Civil). La fecha de celebración, aunque siempre en Agosto, ha sido variable (por circunstancias meteorológicas), pasando a la segunda semana de Agosto alrededor de 1947. Estas fiestas conmemorativas tuvieron durante mucho tiempo en cuenta lo religioso (misas y procesiones), pero ha ido experimentado notables transformaciones. En la actualidad, perdido en buena parte aquel sentido religioso, pero acrecentándose lo folclórico (la troulada, grupos de gaitas, bailes, comida campestre, aturuxos, bautismo con los mejores vinos de la zona) donde además del Monte, también en la Alameda se desarrollan durante toda la semana grandiosas verbenas. La fiesta ya más actualmente adquirió una gigantesca resonancia en todo el Baixo Miño, concentrando a miles de personas. 100 años después de aquella fecha, en 2013, las Fiestas del Monte celebraron su centenario con un grandísimo éxito y con una duración el doble de lo habitual.